Cuando mi hijo mayor se marchó con una beca Erasmus a estudiar fuera, me pidió que le anotara algunas de las recetas que hacíamos en casa y se me ocurrió darle forma a este blog. Es el motivo por el que se lo he dedicado a mis hijos, Carlos y Mar, y a todos los hijos que están fuera de casa; a mi alumnado, para que madure en relación a la competencia en autonomía personal...digital y a todos los que encuentren en él algo interesante.

Sé que muchos de vosotros estáis limitados por el tiempo que podéis dedicar a cocinar, ya sea por estudio o por trabajo. Os animo en vuestra tarea diaria que, seguro, llegará a buen fin.



Blog de María del Carmen López Granados.

CALABACÍN CORONADO DE ANCHOAS


El calabacín es una planta que nació silvestre y fue domesticada en la antigüedad. Nativa de Norteamérica.
Es una planta rastrera, la piel de sus frutos es lisa y dura. El color del calabacín varía dependiendo del mes en el que se planta, si se hace en mayo será verdi-blanca y si se siembra en marzo será de color verde oscuro.
Tiene un alto contenido de agua (93%) y es rica en minerales, sobre todo potasio, vitamina C y β-caroteno.



Ingredientes

  • 1 calabacín 
  • 2 tomates pera 
  • 125 gramos de queso para untar a las finas hierbas 
  • 1 latita de anchoas en aceite de oliva 
  • 50 ml aceite de oliva virgen extra 
  • sal, pimienta  
  • 1 cucharadita de orégano

Preparación

  • En un pequeño bol trocea muy menuditas las anchoas, añade el orégano y el aceite. Remueve durante un ratito y reserva.
  • Una vez lavado y secado el calabacín, córtalo en rodajas gruesas. En una sartén antiadherente, hazlas a la plancha con un poco de aceite de oliva, salpiméntalas.
  • Cuando estén doradas por las dos caras, resérvalas. Deben quedar al dente, poco hechas.
  • Lava los tomates, si no te gusta la piel puedes pelarlos, retira las semillas, córtalos en daditos, salpimenta al gusto y reserva. 
  • Emplata los calabacines. Encima pon unos daditos de tomate, con una cucharilla pon el queso y por último las anchoas que tienes en maceración con el aceite y el orégano... et voilà!    

3 comentarios:

  1. Irene23:16

    Hola Mª Carmen

    Me parece una idea fenomenal este blog! tu querido Erasmus me lo ha enseñado, ya que a mi también me gusta cocinar y hago mis pinitos entre los fogones. Estoy segura que más de una receta la copiaré, intentaré cocinarla con éxito y si tengo oportunidad te contaré como me ha salido.

    Sé el esfuerzo que puede suponer hacer esto, ya que muchas veces por cuestiones de tiempo y trabajo no es fácil, pero tu amor y cariño lo supera todo.

    Gracias por regalarnos a todos tantas exquisiteces. Te doy mis felicitaciones por la presentación de los platos, por lo bien que está el blog, y por todo en general.

    Un beso muy fuerte desde Albacete. Irene

    ResponderEliminar
  2. Querida Irene, me ha dado mucha alegría tu comentario, esto me anima a seguir y a superar las dificultades que pueda encontrar.
    Las gracias te las doy a ti por saber apreciar esta página que también te dedico por el gran cariño que te tengo.
    Un beso grande, grande, grande.
    Mª Carmen

    ResponderEliminar
  3. Mª del Mar20:48

    Hola Mª Carmen, creo que ya sabes mi problemilla con el queso, ¿tú crees que la receta quedará también rica si prescindo de él? Un beso y muchas gracias por el blog, me ha encantado! Tu compi, Mª del Mar.

    ResponderEliminar